Castañas

Ya queda menos para el 31 de octubre, uno de los días más esperados del año. En especial para todos aquellos que sienten devoción por alimentos como los panellets, la calabaza, las golosinas y, como no, ¡las castañas! Ya puedes encontrarlas en nuestros supermercados, así que corre a por ellas y aprovecha, ¡que están de temporada y cargaditas de propiedades!

icono castaña 1

Son aptas para diabéticos

ya que sus carbohidratos son de absorción lenta

En este beneficio cabe remarcar que no podemos excedernos en el consumo de castaña y pretender que nuestros niveles de insulina en sangre no varíen. Por tanto,  hay que tener en cuenta que, como en todo, lo que realmente es malo son los abusos. Así pues, en un consumo moderado, sí que está demostrado que las castañas pueden ser consumidas por personas con problemas de diabetes, ya que cuando los carbohidratos se absorben lentamente no se producen tantos picos de insulina en sangre.

icono castaña 2

Estimulan el sistema nervioso

gracias a las vitaminas del grupo B

Las vitaminas del grupo B, así como los minerales, contribuyen a estimular nuestro sistema nervioso central y, por tanto, prevenir enfermedades de tipo neurológico como podrían ser la esclerosis, cefaleas, alzheimer, y un largo etcétera. Así pues, su consumo es más que recomendable en este aspecto.

icono castaña 3

Combaten la hipertensión arterial

gracias al bajo contenido en sodio

Las castañas, al tener un alto índice de potasio y uno muy bajo de sodio, se convierten en las aliadas de la regulación de la tensión arterial. Paralelamente a esto, también son beneficiosas para todas aquellas personas propensas a retener líquidos, ya que su efecto diurético nos ayuda a expulsar toxinas.

Receta sugerida

Aprovechando que las castañas están de temporada, hemos elaborado un postre de lo más especial para que ponerlo en práctica en estas fechas tan particulares: Panna Cotta de castañas, ¡apunta!

Recepta Panna Cotta

CategoríaDificultadIntermedia

Primero realizamos el puré de castañas: ponemos las castañas a cocer en agua con una pizca de sal. Las dejamos 20 min y las retiramos. Cuando estén frías procedemos a pelarlas y vertimos 220 ml de leche por encima, previamente calentada. Incorporamos la mantequilla y dejamos que se funda con el calor de la leche, añadimos una pizca de sal y trituramos...

Tiempo de preparación1 hrCook Time30 minsTotal Time1 hr 30 mins

Ingredientes

 400 ml de nata
 520 ml de leche
 90 g de mantequilla
 150 g de azúcar
 1 kg de castañas
 un poco de sal
 4 hojas de gelatina
 caramelo líquido o sirope al gusto

Elaboración

1

Primero realizamos el puré de castañas: ponemos las castañas a cocer en agua con una pizca de sal. Las dejamos 20 min y las retiramos. Cuando estén frías procedemos a pelarlas y vertimos 220 ml de leche por encima, previamente calentada. Incorporamos la mantequilla y dejamos que se funda con el calor de la leche, añadimos una pizca de sal y trituramos.

2

Seguimos con la Panna Cotta: ponemos en un cazo 300ml de leche, la nata, el azúcar y el puré de castañas. Removemos bien y ponemos las hojas de gelatina en remojo.

3

Cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y seguimos removiendo un par de minutos. Escurrimos bien la gelatina y la incorporamos al cazo mezclando bien.

4

Vertimos la mezcla en el molde y la dejamos reposar hasta que se temple. Después la introducimos en el frigorífico y esperamos a que esté totalmente cuajada (si podemos dejarlo 12 horas mucho mejor).

5

Emplatamos la panna cotta como más nos guste y añadimos el caramelo líquido o la mezcla que hayamos escogido. También podemos añadir una castaña hervida en la parte superior para darle un toque especial. ¡Voilá!

 

 

Ingredients

 400 ml de nata
 520 ml de leche
 90 g de mantequilla
 150 g de azúcar
 1 kg de castañas
 un poco de sal
 4 hojas de gelatina
 caramelo líquido o sirope al gusto

Directions

1

Primero realizamos el puré de castañas: ponemos las castañas a cocer en agua con una pizca de sal. Las dejamos 20 min y las retiramos. Cuando estén frías procedemos a pelarlas y vertimos 220 ml de leche por encima, previamente calentada. Incorporamos la mantequilla y dejamos que se funda con el calor de la leche, añadimos una pizca de sal y trituramos.

2

Seguimos con la Panna Cotta: ponemos en un cazo 300ml de leche, la nata, el azúcar y el puré de castañas. Removemos bien y ponemos las hojas de gelatina en remojo.

3

Cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y seguimos removiendo un par de minutos. Escurrimos bien la gelatina y la incorporamos al cazo mezclando bien.

4

Vertimos la mezcla en el molde y la dejamos reposar hasta que se temple. Después la introducimos en el frigorífico y esperamos a que esté totalmente cuajada (si podemos dejarlo 12 horas mucho mejor).

5

Emplatamos la panna cotta como más nos guste y añadimos el caramelo líquido o la mezcla que hayamos escogido. También podemos añadir una castaña hervida en la parte superior para darle un toque especial. ¡Voilá!

Panna Cotta de castañas