CategoríaDificultadIntermedia

Limpiamos los mejillones y los colocamos en una cazuela con un vaso de agua y los cocemos. Esperamos a que se abran y los retiramos del fuego. Los dejamos templar y cuando podamos manipularlo correctamente sacamos la carne y la reservamos. Es importante que conservemos el agua de la cocción, para que las croquetas queden más sabrosas...

Tiempo de preparación30 minsCook Time30 minsTotal Time1 hr

Ingredientes

 2 l de leche entera
 130 g de mantequilla
 160 g de harina de trigo
 20 g de cebolla picada
 300 g de mejillones
 pan rallado
 1 huevo batido
 sal

Elaboración

1

Limpiamos los mejillones y los colocamos en una cazuela con un vaso de agua y los cocemos. Esperamos a que se abran y los retiramos del fuego. Los dejamos templar y cuando podamos manipularlo correctamente sacamos la carne y la reservamos. Es importante que conservemos el agua de la cocción, para que las croquetas queden más sabrosas.

2

Cortamos los mejillones en pedazos pequeños y picamos la cebolla muy fina. Añadimos la cebolla en una sartén junto con la mantequilla y la doramos.

3

Cuando veamos que la cebolla está transparente, añadimos los mejillones picados y mezclamos bien los ingredientes.

4

Incorporamos la harina y seguimos removiendo durante un par de minutos, lo necesario para que la harina no nos quede tan cruda.

5

Poco a poco vamos incorporando el agua de los mejillones que hemos reservado al principio, y posteriormente añadimos la leche sin parar de remover para formar la bechamel.

6

Una vez la masa empiece a despegarse de la sartén, ya podemos retirarla y dejar que se enfríe para poder formar correctamente las croquetas.

7

Le damos forma a las croquetas y las remojamos en el huevo batido para rebozarlas posteriormente en el pan rallado. Calentamos aceite en una sartén, las freímos y...¡listas para comer!

 

Ingredients

 2 l de leche entera
 130 g de mantequilla
 160 g de harina de trigo
 20 g de cebolla picada
 300 g de mejillones
 pan rallado
 1 huevo batido
 sal

Directions

1

Limpiamos los mejillones y los colocamos en una cazuela con un vaso de agua y los cocemos. Esperamos a que se abran y los retiramos del fuego. Los dejamos templar y cuando podamos manipularlo correctamente sacamos la carne y la reservamos. Es importante que conservemos el agua de la cocción, para que las croquetas queden más sabrosas.

2

Cortamos los mejillones en pedazos pequeños y picamos la cebolla muy fina. Añadimos la cebolla en una sartén junto con la mantequilla y la doramos.

3

Cuando veamos que la cebolla está transparente, añadimos los mejillones picados y mezclamos bien los ingredientes.

4

Incorporamos la harina y seguimos removiendo durante un par de minutos, lo necesario para que la harina no nos quede tan cruda.

5

Poco a poco vamos incorporando el agua de los mejillones que hemos reservado al principio, y posteriormente añadimos la leche sin parar de remover para formar la bechamel.

6

Una vez la masa empiece a despegarse de la sartén, ya podemos retirarla y dejar que se enfríe para poder formar correctamente las croquetas.

7

Le damos forma a las croquetas y las remojamos en el huevo batido para rebozarlas posteriormente en el pan rallado. Calentamos aceite en una sartén, las freímos y...¡listas para comer!

Croquetas de mejillones