CategoríaDificultadIntermedia

Introducimos 600ml. de leche en un cazo a fuego medio-alto junto con la rama de canela y la piel de limón. Esperamos a que hierva...

Tiempo de preparación40 minsTiempo de cocción5 minsTiempo Total45 mins

Ingredientes

 800 ml de leche entera
 150 grs de azúcar
 70 grs de maicena
 1 huevo batido
 1 rama de canela
 piel de limón
 azúcar glasé
 canela molida
 aceite de girasol u oliva

Elaboración

1

Introducimos 600ml. de leche en un cazo a fuego medio-alto junto con la rama de canela y la piel de limón. Esperamos a que hierva.

2

Cuando haya hervido, retiramos el cazo del fuego, añadimos el azúcar y removemos. Tapamos el cazo y dejamos que repose 15 minutos.

3

Retiramos la piel de limón y la rama de canela. Mezclamos, en un recipiente a parte, la maizena con los 200 ml restantes de leche.

4

Ponemos de nuevo el cazo al fuego a temperatura media-alta y cuando hierva vertimos la mezcla de leche y maicena que acabamos de hacer. Reducimos el fuego al mínimo y removemos sin parar hasta que espese (puede tardar unos 15 o 20 minutos)

5

Colocamos la mezcla en un recipiente rectangular y lo tapamos totalmente con un papel film. Dejamos reposar en la nevera durante, al menos, 3 horas para que cuaje y coja la textura adecuada.

6

Después de dejarlo reposar, cortamos en daditos el contenido.

7

En una sartén añadimos aceite a fuego alto y, mientras se calienta, batimos un huevo.

8

Pasamos cada porción por maicena y el huevo para rebozarlo bien.

9

Preparamos, a parte, un plato con algo de canela en polvo y azúcar.

10

Vamos friendo las porciones dándoles la vuelta y, cuando las tengamos, rebozamos los pedacitos en la mezcla de canela y azúcar. Ya podemos servir nuestro postre estrella, y si le echamos un poquito de azúcar glasé por encima...¡quedará que ni pintado!

 

Ingredientes

 800 ml de leche entera
 150 grs de azúcar
 70 grs de maicena
 1 huevo batido
 1 rama de canela
 piel de limón
 azúcar glasé
 canela molida
 aceite de girasol u oliva

Instrucciones

1

Introducimos 600ml. de leche en un cazo a fuego medio-alto junto con la rama de canela y la piel de limón. Esperamos a que hierva.

2

Cuando haya hervido, retiramos el cazo del fuego, añadimos el azúcar y removemos. Tapamos el cazo y dejamos que repose 15 minutos.

3

Retiramos la piel de limón y la rama de canela. Mezclamos, en un recipiente a parte, la maizena con los 200 ml restantes de leche.

4

Ponemos de nuevo el cazo al fuego a temperatura media-alta y cuando hierva vertimos la mezcla de leche y maicena que acabamos de hacer. Reducimos el fuego al mínimo y removemos sin parar hasta que espese (puede tardar unos 15 o 20 minutos)

5

Colocamos la mezcla en un recipiente rectangular y lo tapamos totalmente con un papel film. Dejamos reposar en la nevera durante, al menos, 3 horas para que cuaje y coja la textura adecuada.

6

Después de dejarlo reposar, cortamos en daditos el contenido.

7

En una sartén añadimos aceite a fuego alto y, mientras se calienta, batimos un huevo.

8

Pasamos cada porción por maicena y el huevo para rebozarlo bien.

9

Preparamos, a parte, un plato con algo de canela en polvo y azúcar.

10

Vamos friendo las porciones dándoles la vuelta y, cuando las tengamos, rebozamos los pedacitos en la mezcla de canela y azúcar. Ya podemos servir nuestro postre estrella, y si le echamos un poquito de azúcar glasé por encima...¡quedará que ni pintado!

Leche frita